Nuestra misión consiste en dar una atención de calidad en la prevención, diagnóstico y tratamiento de todos los problemas cardiovasculares desde la edad pediátrica al adulto. Un equipo multidisciplinar e integrado de especialistas y la más moderna dotación estructural y tecnológica lo garantizan. Dr. José Angel Cabrera, Jefe de Servicio.

Angio-TAC

El Angio-TAC  es un método no invasivo que permite un examen detallado del corazón, de los grandes vasos como la aorta y una visualización directa de las arterias coronarias, sin necesidad de tener que recurrir a la realización de un cateterismo arterial coronario. Consiste en un escáner helicoidal multicorte (64 cortes) con tiempo de rotación de alta velocidad que permite adquirir imágenes del corazón en movimiento en tan sólo 5 segundos. Con esta técnica todas las estructuras cardiacas se visualizan y reconstruyen tridimensionalmente obteniéndose adicionalmente imágenes del interior a modo de visión endoscópica permitiendo navegar por el interior de los vasos sin ningún riesgo para el paciente.

El Hospital Quirón apuesta por la mas alta tecnología en imagen cardiovascular al incorporar al TAC multicorte de 64 detectores un  sistema de reducción de la radiación adquirida durante el procedimiento. De esta forma es posible realizar un “screening” de enfermedad coronaria (estrechamientos o estenosis de las arterias) en unos 5 segundos y con una mínima cantidad de radiación.

Se recomendará  fundamentalmente en pacientes  a) asintomáticos de alto riesgo  y presencia de varios factores de riesgo, b) pacientes  con dolor torácico atípico y/o prueba de esfuerzo dudosa o no concluyente. c) pacientes con miocardiopatía de causa desconocida en la que pueda sospecharse una enfermedad coronaria, d) pacientes en el seguimiento de enfermedad coronaria con implante de stent e injertos aorto coronarios. El angio-TAC es también el método de elección para el estudio de la patología de la aorta.

 

Cómo se realiza y cómo prepararse

El paciente debe de acudir al procedimiento en ayunas. Se realiza en la Unidad de radiología en presencia de un radiólogo y un cardiólogo con el objetivo  de valorar la situación clínica del paciente, adecuar la frecuencia cardiaca mediante medicación intravenosa y finalmente interpretar de forma conjunta las imágenes obtenidas. Es necesario que advierta de posibles alergias medicamentosas, alteraciones de la coagulación, enfermedades cardiopulmonares (asma, cardiopatía isquémica…), medicaciones actuales (betabloqueantes, broncodilatadores…) o cualquier otra circunstancia.

Se coge una vía periférica por la vena del brazo para la administración de medicación betabloqueante intravenosa (si el paciente se encuentra con frecuencias elevadas) y posteriormente para la inyección de contraste radiológico. Podría ser necesario dar alguna medicación oral previa para obtener una sedación ligera.

La primera parte del estudio consiste en la cuantificación sin contraste radiológico de la cantidad de calcio depositado en las arterias coronarias (Score cálcico) y estimar el riesgo coronario. Posteriormente se realiza una inyección de contraste radiológico para visualizar la luz del vaso e identificar estrechamientos o estenosis de las arterias coronarias en imágenes tridimensionales. En el momento de la inyección del contraste es posible que note calor o sofoco, pero son sensaciones que pasan rápidamente.

Si usted ha sido remitido por las Unidad de Cardiología del Hospital Quirón, las imágenes almacenadas de forma digital quedarán incluidas en su historia clínica para la valoración en consulta. En el caso de observarse alguna anomalía que requiera adelantar su fecha de consulta, el cardiólogo que ha estado en su procedimiento iniciará las gestiones para ello.

Si usted ha sido remitido por un cardiólogo o un internista fuera del Hospital Quirón, recibirá un informe detallado y un DVD con las imágenes obtenidas para que sean valoradas por él y tome las decisiones que considere oportunas en su caso.